Lyric

Fue a Colombia a tratar mercancia,
pero estando aya lo secuestraron
por la deuda de 30 millones
que dejo al fallecer su cuñado.
Muerto el perro no acaba la rabia,
esa es la ley de los colombianos.

Yo no voy a pagar ni un centavo,
ese no es mi problema señores.
-Mire amigo no estamos jugando,
ya tomamos nuestras precauciones,
si no paga usted paga su hermana,
es mejor qu hable con sus patrones.

Empezaron a movilizarse
hasta que acompletaron la lana.
La mandaron a Estados Unidos,
aya en Texas la necesitaban.
Era mucho el dinero el rescate,
pero para la mafia era nada,
porque el hombre valia una fortuna,
grandes jefes lo necesitaban.

Se entero del problema Carrillo
y a Colombia mando una persona.
-Localizame a ese desgraciado
quiero el nombre con toda su historia,
despues lo comunicas con migo,
puede ser alguien de nuestra zona.

Era un socio de gran importancia,
dicho y hecho, salio conocido.
-Yo respondo por el niño de oro,
dijo el gran SINALOENSE tranquilo,
-hay me apuntas los 30 millones
a la cuenta que tienes con migo.

-No señor, son aparte las cuentas.
Su paisano me paga o lo mato.
-Mire socio le advierto una cosa,
a cien de ustedes aremos pedazos,
100 por 1 sera nuiestro trato.
Por hay dicen que ya no hay problemas,
el rescate volvio de inmediato.